¿Cómo comprender lo que estamos sintiendo?

La situación actual (pandemia, aislamiento social obligatorio, distanciamiento social), nos afecta a todos, aunque lo que sentimos puede ser diferente en cada uno de nosotros y además a medida que transcurre el tiempo.Es muy importante poder reconocer que nos está pasando, ya que eso nos ayuda a poder tolerarlo y procesarlo. Algunas veces nos damos cuenta de ello, otras es una sensación difícil de determinar pero claramente desagradable, muchos dicen “un bajón” o “medio depre”. Las emociones más comunes que aparecen son: frustración, frente a la imposibilidad de realizar aquello que deseamos, debido a la pérdida de libertad; angustia, vinculado a lo anterior y a la pérdida de nuestra vida, tal como la veníamos viviendo; impotencia, ya que no hay algo que podamos hacer para cambiar la situación¸ sensación de vacío o soledad, particularmente en las personas que viven solas, lógicamente agravado por la realidad que se vive, muchas veces los vínculos naufragan en la mente, en ciertas personas la falta de contacto presencial provoca esa sensación de pérdida, de zozobra; inseguridad, frente a un futuro que aparece como incierto, y al temor ante una posibilidad de contagio y eventualmente sus complicaciones, en especial en aquellas personas que se consideran pertenecientes a la población de riesgo; miedo, frente a lo desconocido; también, últimamente se está percibiendo, un fuerte sentimiento de enojo o “bronca”, frente a lo que se vivencia como injusto o como que ya no tiene que ver con el cuidado y el bien común. Últimamente y particularmente en aquellas pequeñas localidades donde no ha habido contagios o fueron pocos y recuperados, se percibe cierta negación de la situación, tiende a pensarse que ya pasó o que pasa en otros lugares más lejanos, lo que ha llevado en algunos sitios a un retroceso en la flexibilidad que se había logrado. Finalmente, se percibe cada vez más, una negación más radical, aduciendo a teorías conspirativas y desestimando los cuidados en la higiene, como una manera de no sentirse sometidos por ese poder al que le atribuyen la responsabilidad de la situación.
Es importante poder hablar esto que sentimos con alguien cercano y si esto no es suficiente para lograr el alivio de estas emociones, consultar con un profesional de la salud mental, porque seguramente se están manifestando conflictos internos, propios, que han sido agravados o despertados por la presente situación.

Psic. Rubén J. Martínez
Miembro de la Asociación de Psicoanálisis de Rosario